Enfermedades de los jilgueros

En este artículo vamos a ver las enfermedades de los jilgueros más comunes. De esta forma podrás identificar y adelantarte a posibles problemas. Aún así, es algo informativo, en caso de dudas, te recomendamos ir a un veterinario.

Enfermedades del jilguero

¿Qué enfermedades sufren los jilgueros?

Entre las más comunes y habituales están que sufran las aves, son las siguientes:

  • Falsa muda o muda anormal.
  • Pulmonía.
  • Coccidiosis.
  • Parásitos externos.

¿Qué es la falsa muda o anormal?

Esta enfermedad la sufren los jilgueros y todas las aves, cuando el animal pierde las plumas y el plumón, fuera del tiempo normal de la muda. Y esta se trata suministrándole una alimentación rica, así como variada, con suficiente agua y complemento polivitamínico.

¿Qué es la pulmonía?

Esta enfermedad es fácil de determinar y se trata de que el jilguero respira con dificultad, mantiene el pico abierto así respira mucho mejor y le suele aparecer mucosidades en el pico. Esta enfermedad la contrae el pájaro cuando es colocado cerca de corrientes de aire fuerte o en lugares húmedos.

Por ello es importante colocarlo en un espacio cálido y tranquilo, darle  un complejo vitamínico y el respectivo antibiótico que indique el veterinario.

¿Qué es la coccidiosis?  

Esta enfermedad se presenta en los jilgueros cuando les da diarrea sanguinolenta, adelgaza mucho, y también expulsa una baba por el pico, de ocurrir esto hay que llevarlo al médico inmediatamente. Ya que esta enfermedad puede ocasionar la muerte del jilguero, de manera rápida unos cuatro días tras aparecer los síntomas.

Esta enfermedad se contagia mediante el consumo de agua o alimentos contaminados, y estos se contaminan por la saliva de otro animal enfermo. Por eso es importante que apenas se noten los síntomas se aislé al jilguero, proceder a desinfectar con mucho cuidado la jaula y suminístrale el medicamento prescrito.

¿Qué son los parásitos externos?

Un jilguero nervioso, que se rasque demasiado y que pierda las plumas es un indicativo de que el mismo está infectado de parásitos externos. Para ello se debe limpiar con mucho cuidado la jaula, cada uno de sus espacios sobre todo los palos y aplicarle los parasiticidas prescriptos por el veterinario tratante.

¿Cómo puedo saber mi jilguero está enfermo?

Ya conociendo las enfermedades que habitualmente sufre un jilguero, puedes estar atento si el mismo presenta algunos de los siguientes síntomas. Pero eso sí, al notar algo demasiado raro acude sin dudar al veterinario:

  • Deposiciones anormales: a veces la consistencia de las mismas, así como el color, suelen cambiar debido a la variación en la comida suministrada, lo cual no es una alerta. Sin embargo, anormal es ver deposiciones amarillas, rojizas o negras, estas indican un sangrado interno y otras situaciones más. Así como también que sean muy blandas o muy duras.
  • Plumas erizadas: si el jilguero permaneces quieto con las plumas erizadas más de lo normal, por más de un día, puede ser un problemas respiratorio; entonces consulta al veterinario. 
  • Secreciones nasales, enrojecimiento o inflamación nasal: si notas algo de esto en tu jilguero llévalo al veterinario, y asegúrate de alejarlo de corrientes de aire y cubrir muy bien su jaula. 
  • Ruidos anormales en la respiración o la voz: sonidos como Burbujeos, ronquidos, silbidos, estornudos, pérdida de la voz o cambios de tono, aumento en la respiración o jadeo, son síntomas de alguna infección respiratoria.
  • Ojos opacos: este es otro síntoma específico de una infección respiratoria, nerviosa o muscular y debe ser atendido por un veterinario de inmediato.
  • Pérdida de apetito: los jilgueros cuentan con un metabolismo acelerado y, para ellos es vital alimentarse muy bien todos los días. Si ya no come y pierde peso es sin duda un problema intestinal, y es muy grave, para el ave.

Así que procede a limpiar la jaula, sobre todo el piso cada vez que la alimentes, así controlaras si consume el alimento o lo tira y como son sus deposiciones normales.

  • Respiración con la boca abierta: esta es una clara señal de una enfermedad respiratoria, y en un estado avanzado, que requiere la atención de un veterinario, de manera inmediata.
  • Plumaje sucio y deslucido: los jilgueros son muy limpios generalmente, gustan de acicalarse constantemente, por ello si sus plumas están apelmazadas o sucias, es un síntoma de enfermedad. Por ello obsérvalo un par de días e informa al tu veterinario, si hay un cambio en esa conducta o permanece.
  • Movimientos de la cola: de acuerdo a la anatomía de las aves, con pulmones y sacos aéreos están distribuidos por todo el cuerpo. Por ello los músculos de la cola ayudan a expandir la cavidad corporal al esforzarse para inspirar más aire. Esto da origen a un movimiento ascendente y descendente de la cola conectado con la respiración. De cambiar esto hay dificultad respiratoria y hay que llevarlo al veterinario.
  • Cambios de conducta: si el jilguero está decaído, silencioso o un tono de voz diferente, alguna enfermedad hay, así que presta mucha atención a ello, recuerda que lo que está en juego es la salud de tu mascota y que es mejor prevenir que curar después.

Puedes ser más traumático para el jilguero la recuperación o el periodo de tratamiento, así que dedícale el cuidado que exige tenerlos y le prestes mucha atención a su alimentación así como a su higiene. Detallar su comportamiento diario, te ayudará a detectar a tiempo, conductas extrañas, que determinen alguna enfermedad.  

Resumen

Al igual que nos pasa a las personas, los jilguero también pueden enfermar aunque les demos los mejores cuidados posibles. Es por eso que es muy importante, aprender a identificar cuando nuestra ave no está bien y actuar en consecuencia.

Con esta pequeña guía aprenderás cuando algo no va bien y es el momento de llevar a nuestro jilguero a un veterinario o un especialista para que lo cuide y le dé el tratamiento adecuado.

Te dejamos estos artículos que seguro te serán de utilidad si tienes jilgueros o estás empezando a criar.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad